Porque nada podemos contra la verdad, sino por la verdad. 2 Cor. 13:8

 

 

 

ESTUDIOS EN BOSQUEJO

 

 

La naturaleza de la iglesia según el significado de la palabra misma

 

Introducción:

1. La palabra “iglesia” nos llegó así sin traducir.

2. Es simplemente la transliteración de la palabra griega “ekklesía”

3. Ahondar en su significado y uso es muy útil para comenzar a entender la

    naturaleza de la iglesia o ekklesía de Dios.

 

I. Un examen de la palabra misma.

    1. Se trata de un vocablo compuesto de dos: Klesía, llamados, que a la vez

        viene de klesis, llamamiento y de Ek, que significa “fuera”. Muy

        literalmente podría decirse que iglesia significa “los llamados fuera”

    2. La palabra la entendían los griegos como “Los que han sido llamados”

    3. Pero en forma más estricta el sentido era “los que han sido llamados fuera

        de donde se encontraban, para una asamblea”. Y todavía en forma más

        redondeada cuando un griego escuchaba la palabra pensaba en

        una “asamblea de personas llamadas fuera de sus ocupaciones”

    4. Esa palabra era de uso común, refiriéndose sobre todo al acto de las

        autoridades de la ciudad de llamar a los ciudadanos a una reunión en la

        plaza o en el teatro para tratar asuntos importantes. Los buenos ciudadanos

        salían de donde estuvieran: Sus casas, sus talleres, sus tiendas, Por eso el

        prefijo Ek, “fuera de”

    5. Este uso común lo encontramos en Hch. 19.39-41, donde aparece la

        palabra “ekklesía” dos veces y es traducida en forma muy correcta “asamblea”.

    6. Recuérdese: Detrás de la palabra “ekklesía” (iglesia) está la idea

        de un llamamiento; un atender a ese llamamiento y una asamblea

        compuesta por los que han acudido a ese llamamiento.

 

II. Al Señor le gustó la palabra Ekklesía para referirse a su pueblo

    1. Este pensamiento debe haber cruzado por la mente de los primeros

        cristianos.

    2. La idea es clara: Nosotros los cristianos también hemos sido llamados,

        llamados fuera de donde estábamos, para congregarnos

        espiritualmente alrededor de Cristo. Espiritualmente conformamos

        una asamblea. Eso es lo que dice la palabra misma.

    3. Así es que el concepto de la palabra iglesia en las Escrituras del Nuevo

        Testamento conlleva la idea de "un pueblo llamado por Dios y para Dios".

 

III. El llamamiento comprendido dentro del término Ekklesía se

      ve en muchos pasajes

    1. Somos llamados por alguien: Dios, (1 Pedro 5:10; 1 Cor. 7:15; 2 Tim. 1:7-9).

    2. Somos llamados por medio de una proclama: El evangelio

        1. Somos llamados por el evangelio de Cristo (2 Tes. 2:13,14).

        2. El mensaje no sólo nos dice lo que Cristo hizo por

            nosotros, (1 Pedro 21:21), sino que además nos hace un llamado

    3. Somos llamados hacia algo:

        1. Llamados hacia la luz (1 Pedro 2:9; comp. Col. 1.13).

        2. Llamados hacia la familia de Dios (Rom. 9:25-26; 1 Juan 3:1).

        3. Llamados hacia la santidad (1 Cor. 1:2; Rom. 1:7).

        4. Llamados hacia el descanso espiritual, Mt. 11.29,30

    4. Somos llamados para algo:

        1. Para glorificar a Dios, Ef. 3.21

        2. Para ser salvos, Hch. 2.47

        3. Para ser bendecidos, 1 Pedro 3:9.

        4. Para tener una esperanza maravillosa 1 Pe. 1.3,4

        5. Para ir finalmente al cielo, Fil 3.20

Conclusión:

1. El llamamiento divino es parte integral del plan de Dios de salvación.

2. Ese llamamiento está comprendido en la palabra Ekklesía, iglesia, que

    como ya vimos significa “los llamados”.

3. Este concepto bíblico de la palabra, no encaja casi con nada

    de las ideas modernas acerca de la iglesia.

4. Pero cuando se medita en la idea interna de la palabra adoptada

    y adaptada por el Señor para referirse a su pueblo (Ekklesía) todo en el

    esquema de la redención queda iluminado.

 

3.30.05

ESTUDIOS EN BOSQUEJO

 

 A LA PAGINA PRINCIPAL